Correr es uno de los deportes más completos que existen. Otra de sus grandes ventajas es que se puede hacer al aire libre, por lo que es mucho más divertido que estar entre las cuatro paredes de un gimnasio y además es gratis. Es habitual ver a gente correr en parques pero también por la playa. Correr por la playa no solo ofrece un paisaje incomparable sino que además el trabajo es mucho más intenso, por lo que los resultados son mayores. Al correr por la playa ganaremos en fuerza y potencia y mejoraremos la estabilidad y el equilibrio debido a la irregularidad del terreno.

Consejos para correr por la playa:

-Correr de forma progresiva, tanto en tiempo como en exigencia. En las primeras sesiones conviene combinar correr con caminar a buen ritmo. 

-En cuanto a los pasos, si corremos por la arena dura, la más próxima al agua, podremos elegir entre dar pasos cortos o zancadas. En cambio, en la zona de arena seca es mejor dar pasos más cortos para evitar desequilibrios y posibles lesiones. Por otra parte, si corremos dentro del mar, con el agua a media altura, conseguiremos una mayor resistencia y por ende haremos un trabajo mucho más intenso.

-También es recomendable correr descalzos, ya que es la forma más natural y que por lo tanto aporta más seguridad. Además, la sensación de tocar la arena con los pies es de lo más placentera.

-Como en cualquier deporte y en cualquier escenario, es fundamental estar bien hidratados antes de empezar la sesión pero también durante y por supuesto, después.

-No es recomendable practicar el running en las horas centrales del día, especialmente en verano. Lo mejor es hacerlo a primera o a última hora del día.

-Aunque el cielo esté nublado, no podemos olvidar la crema de protección solar.

-Elige siempre ropa adecuada. Puedes optar por llevar un bikini de Red Point con un pantalón de deporte para al terminar el entrenamiento darte un buen chapuzón como premio. 

Producto añadido a tu lista